INFORME DE COORDINADORA DE PSICÓLOGOS A LA POBLACIÓN EN GENERAL

Les compartimos el informe que realizó la Coordinadora de Psicólogos para la población en general con orientaciones para el manejo de la alarma social y la cuarentena ante la situación de emergencia sanitaria por el COVID-19: 

  • Ante el miedo y la preocupación: identifica tus emociones y acéptalas. Son emociones normales, no quieras no tenerlas, pero tampoco las ahondes o regodees en ellas. 
  • Ante el exceso de información: es suficiente recurrir a fuentes oficiales y seguras y no más de dos veces al día. El exceso o la sobreexposición solo incrementa nuestras emociones. 
  • Gestiona los pensamientos intrusivos (aquellos no deseados) y distorsionados: es normal que aparezcan, pero trata de cuestionar su validez y buscar otros, menos catastróficos o apocalípticos. 
  • Intenta y desafíate a hablar de otros temas: no contribuyas a propagar el miedo con noticias falsas o de fuentes no reconocidas. 
  • Elabora una actitud positiva y objetiva: te proporcionará mayor equilibrio y capacidad de acción a lo largo de cada jornada.
  • No te aísles afectivamente: mantén el contacto -que la tecnología nos permite- con tu círculo de afectos más cercanos y alienta también en ellos una actitud positiva. 
  • Establece rutinas firmes: la desorganización genera caos y el caos genera estrés. Organiza tu vida y la de la familia -en caso de aislamiento- con rutinas y horarios que incluyan espacios de trabajo (como la higiene del hogar, la personal, preparación de alimentos) pero también de recreación, de ocio. Construir rutinas proporciona seguridad, reducen la ansiedad y nos ayudan a ordenar el mundo exterior y nuestros pensamientos. 
  • En todo momento: Propicia un afrontamiento positivo. No estamos haciendo esto porque nos lo imponen sino para cuidarnos y entre todos salir adelante. 
  • Resiliencia y esperanza: Situaciones similares han sucedido en el pasado y hemos salido fortalecidos de ellas. Sigamos las indicaciones de los expertos y tengamos esperanza. 
  • Desencuentros/conflictos interpersonales: es posible, esperable y entendible que en un período de convivencia prolongado estas situaciones se intensifiquen o se generen nuevos focos. Recuerda que no es este el momento de improvisar soluciones definitivas. Es necesario procurar una abundante dosis de actitudes flexibles, pacientes y compasivas, sin esperar soluciones mágicas. La ayuda profesional es un recurso a considerar, finalizada la crisis, ya que como en todas las familias la convivencia forzada nos muestra que quizás necesitamos más ayuda de la que creemos. 

Cualquier cosa, tanto la MUFP como la Coordinadora de Psicólogos está a tu disposición. 

En caso de querer contactar a la Coordinadora de Psicólogos, lo podés hacer a través de cpu@psicologos.org.uy o visitando su web www.psicologos.org.uy

#QuedateEnCasa 

Deje un comentario