Erlend Hanstveit y su programa de fútbol callejero

El antiguo jugador de la selección nacional de Noruega, Erlend Hanstveit, ayuda a los drogadictos y a las personas sin hogar a reintegrarse en la sociedad mediante un programa de fútbol calle.

“Para mí, no cabe duda de que este proyecto funciona.”

Dos veces a la semana, el club de Hanstveit, Brann Bergen, organiza sesiones de entrenamiento para personas en situación problemática. “La mayoría de ellos tienen un historial de fuerte consumo de drogas”, afirma Hanstveit a FIFPRO.

“Pero las drogas no son el problema principal, sino la exclusión social. Estas personas sienten que nunca han pertenecido a nadie ni a nada en sus vidas.”

“El deporte es una buena manera de que retornen a la vida normal, pues ello les proporciona un equipo, un lugar al que pertenecer.”

Las personas interesadas en el programa pueden presentarse a una sesión. Si son visitantes frecuentes, Hanstveit les proporciona pequeños pero relevantes trabajos dentro del club. Si pueden realizar el trabajo durante un mínimo de 3 meses, Hanstveit intenta que obtengan un empleo, con la ayuda de un patrocinador del club.

Hanstveit, que ganó la liga y títulos de copa con el SK Brann, el Helsingborg y el AA Gent, ha afirmado que desde que comenzó su tarea, 12 hombres han encontrado trabajo. “Es un éxito enorme para nosotros.”

“Observamos el desarrollo de una personalidad que nunca habíamos imaginado que sería posible. En la primera sesión de entrenamiento algunos de ellos apenas pueden correr o darle al balón. Dieciocho meses después, vemos una persona diferente.”

Uno de ellos era un hombre que llegó al club después de 15 años de adicción a las drogas y actividades delictivas. Ahora, dos años después, tiene un contrato para un empleo al 40 por ciento.

“Esta transformación de las personas es lo más significativo en lo que he trabajado nunca.”

El Sindicato noruego de futbolistas, NISO -del que Hanstveit es vicepresidente- participa también en la iniciativa, y aspira a que los futbolistas profesionales se involucren en programas similares, realizados en alguno de los 17 clubes participantes.

En Brann, cada mes un jugador del primer equipo hace su presencia en una sesión. “Tomarte un café con un jugador del primer equipo también es una forma de inclusión social. Y en NISO creemos que es positivo igualmente para los jugadores del primer equipo mantenerse en contacto con la sociedad.”

“Al principio, tuvimos que afrontar cierto escepticismo en Brann: ‘¿Por qué este equipo quiere trabajar con drogadictos?’. Ahora, diversas organizaciones aplauden el modo en que clubes y futbolistas aprovechan su influencia para cambiar a las personas.”

Las sesiones de entrenamiento se realizan durante todo el año, incluyendo la víspera de Navidad u otros días festivos. “Son precisamente los días en que la gente se siente más sola. Para nosotros, eso no es un problema, pues como futbolistas profesionales estamos acostumbrados a jugar todos los días del año.”

Algunos de los jugadores de Hanstveit aparecieron en ediciones anteriores de la Copa Mundial de Fútbol Calle. La edición de este año dará su saque inicial el sábado, en Cardiff (Gales).

“Es tan positivo ver el espíritu de equipo en la Copa Mundial de Fútbol Calle. No se trata únicamente de personas que se reúnen para jugar al fútbol contra otros equipos. Confían unos en otros, se ayudan mutuamente, celebran y lloran juntos. Para este grupo de seres humanos, esto es más importante de lo que podamos imaginar.”

Por FIFPro

Deje un comentario