CIBERACOSO

¿Qué es el ciberacoso? 

Es la utilización de medios digitales con la intención de acosar, humillar, degradar, exponer, chantajear o insultar a otras personas. Habitualmente estas prácticas suelen cometerse a través de las redes sociales. En muchas oportunidades personas famosas o mediáticas, entre ellas futbolistas profesionales, suelen ser objeto de alguna manifestación de ciberacoso. 

El ciberacoso no siempre se da entre personas que compartan un mismo espacio y/o actividad. 

El espacio virtual se configura como un sitio en el cual muchas personas quedan expuestas a agresiones de distinta naturaleza y que producen múltiples daños. 

En algunas oportunidades estas situaciones pueden ir acompañadas de otros delitos, por ejemplo, suplantación de identidad, difamación, grooming o extorsiones y revanchas sexuales. 

Es importante tener en cuenta que cualquiera de estas prácticas configuran ciberdelitos, y por lo tanto son denunciables. 

Características principales del ciberacoso

  • Anonimato de los agresores. Esta posibilidad aumenta la magnitud, frecuencia e intensidad del fenómeno.
  • Falta de conciencia del daño (psicológico, social, laboral, económico, etc) que este tipo de prácticas puede provocar a la víctima. 
  • Posible adopción de un rol imaginario por parte de los agresores que los ubica en un lugar de poder sobre la persona acosada.

Formas de manifestación del ciberacoso

  • Creación de perfiles y cuentas falsas para ridiculizar, acosar o relatar en primera personaexperiencias personales verdaderas o falsas de la víctima, así como también, compartir en la red acontecimientos personales, demandas de contacto sexual, o eventos similares.
  • Robo de contraseña de cuentas de las personas acosadas para violar su intimidad y privacidad, utilizando sus cuentas oficiales para acceder a sus datos y así usurpar su identidad utilizando información confidencial.
  • Propagar rumores falsos de las víctimas en diferentes medios que intenten provocar una reacción de las mismas. 
  • Las personas acosadas pueden recibir amenazas sobre la base de que los agresores se esconden en el anonimato, provocando en las víctimas agobio, retraimiento, sentimientos de culpa o vergüenza, evitación de reuniones sociales, entre otras reacciones posibles. 
  • Subir a Internet y viralizar en las redes fotos reales o fotomontajes (memes o stickers) para ridiculizar públicamente, perjudicar o chantajear a la persona acosada.

Sugerencias para prevenir el ciberacoso o evitar su agravamiento:

  1. Buscar ayuda profesional.
  2. Guardar las evidencias (capturas del material difundido y de los mensajes recibidos).
  3. No responder de forma agresiva y evitar continuar con el chantaje o la extorsión (en caso que se presente). 
  4. Si alguien que conoces de tu entorno está siendo acosado y lo sabes ayúdalo, queda a su disposición. 
  5. Bloquear y denunciar a las cuentas de las personas responsables del acoso en caso de tenerlas identificadas. Incluso puedes pedirle a tu entorno más cercano que también lo haga. 
  6. Durante el proceso, en la medida de lo posible, es deseable evitar el uso excesivo de dispositivos electrónicos y redes sociales que puedan aumentar tu ansiedad o angustia por un tiempo; al menos hasta que puedas lograr controlar tus emociones.
  7. Para preservar tu salud mental, si es necesario, puedes cerrar tus cuentas en las redes sociales momentáneamente. 
  8. Animarte a denunciar la situación en los espacios correspondientes en los casos que sea necesario. 
  9. Resguardarse en los afectos, en la red de sostén emocional, identificando qué personas son de nuestra confianza y pueden contenernos ante una situación así.  

Sugerencias para detectar cuándo una persona está siendo acosada en entornos digitales: 

  • Empieza a evitar socializar o hablar con amigos, pareja o familia tanto a nivel presencial como virtual. 
  • Se muestra especialmente callada o retraída en su casa, o aislada en su habitación.
  • Pierde interés en actividades que anteriormente le producían alegría.
  • Presenta dificultades para concentrarse.
  • Tiene problemas para dormir o conciliar el sueño, también se puede ver modificado el hábito alimentario.
  • Las ideas y pensamientos de preocupación se vuelven recurrentes.
  • Evita tener actividades que puedan relacionarla con el medio donde se produjo el acoso, se evitan ciertos escenarios, ya sea por temor, miedo, vergüenza, culpa, etc. 
  • Parece enojada, molesta o preocupada cada vez que miran su teléfono, computadora, portales de noticias o redes sociales. 
  • Exhibe un comportamiento reservado sobre lo que han visto o hecho en su teléfono, computadora o dispositivo electrónico.
  • Deja de usar su teléfono abruptamente ante la presencia de otra persona. 
  • Comienza a consumir o se agrava el consumo de alguna sustancia psicoactiva.
  • Comienzan a manifestarse ideas de muerte o de suicidio, se presentan obstáculos para encontrarle sentido a la vida. 

Entre las principales consecuencias de estar expuestos a situaciones de ciberacoso podemos destacar el impacto psicológico que esto produce en la persona víctima. Muchas veces se detectan estados de ansiedad, angustia y tristeza provocados por la exposición a estas situaciones. 

Es importante tener en cuenta que el acoso en redes no solo afecta a la persona directamente implicada, también repercute en su entorno cercano, en los ámbitos que frecuenta, en su vida cotidiana. Así podemos ver que en ocasiones se ven afectadas sus actividades laborales, el área educativa y el ámbito familiar, en el que el padecimiento de las consecuencias del ciberacoso puede ser vivido con gran pesar y generar efectos muy dolorosos en varios miembros del núcleo. 

Recuerda que es importante habilitar las emociones que te genera estar expuesto a estas situaciones y que el apoyo y contención de tu entorno es fundamental, no te aisles! Además estos fenómenos afectan a muchas más personas de las que te imaginas. 

Ten presente que siempre puedes pedir ayuda y en el Departamento de Salud Mental de la MUFP estamos para apoyarte y asesorarte.

  • Más Mutual
    ANSIEDAD

Deje un comentario